Spanish English French German Italian

El pádel, un deporte en auge

El pádel se ha convertido en uno de los deportes más practicados en nuestro país por detrás del fútbol, con la creación de pistas y clubes y unas estadísticas que lo sitúan como una de las prácticas deportivas más populares en España. El pádel se juega en parejas y consta de tres materiales fundamentales para su desarrollo: la pelota, la pala y el  campo de juego o pista.

Niberma es fabricante de pistas de pádel y especialista en su instalación, tanto de cerramiento de muro como de cristal, y con la superficie de juego en hormigón poroso o césped artificial. En concreto, la pista más demandada y aconsejada por el departamento comercial de la empresa es la pista de pádel con cerramiento de cristal y césped artificial Niberma.

Según el Reglamento de Juego del Pádel, el área de juego es un rectángulo de diez metros de ancho por veinte de largo (medidas interiores) con una tolerancia de 0,5% y cerrada en su totalidad. En sus fondos está cerrada por paredes o muros en forma de U con una altura de tres metros. Las paredes laterales pueden ser rectangulares de tres metros de altura y cuatro metros de longitud en escalón (tipo europeo) o en diagonal (tipo americano), con un descenso de hasta dos metros. El resto de los lados se cierra con malla metálica que, a su vez, sube por encima de las paredes hasta cuatro metros de altura en todo el perímetro. En las paredes laterales también se admite una altura de cuatro metros en los dos primeros contados desde el fondo de la pista y una altura de tres metros en los dieciséis restantes.

Pista de pádel

Este rectángulo está dividido en su mitad por una red. A ambos lados de ella, paralelas a la misma y a una distancia de 6,95 m están las líneas de servicio. El área entre la red y las líneas de servicio está dividida en su mitad por una línea perpendicular a estas, llamada línea central de saque, que divide esta área en dos zonas iguales. Todas las líneas tienen un ancho de cinco cm de ancho y serán de color claro fácilmente distinguible del pavimento.

La altura libre entre el pavimento y el obstáculo más próximo (luminaria, techo en instalaciones cubiertas) será de seis metros como mínimo sobre toda la superficie de la pista sin que exista ningún elemento que invada dicho espacio.

La red tendrá una altura máxima en el centro de 88 centímetros elevándose a 92 centímetros en los extremos, con una tolerancia de 0,5 centímetros en ambos casos. La red estará suspendida por un cable metálico de diámetro máximo 0,01 m, cuyos extremos están unidos a dos postes laterales de una altura máxima de 1,05 m o de la propia estructura que lo sujetan y tensan. La red divide la cancha en mitades iguales.

Cerramientos, fondos e iluminación

La pista está cerrada en su perímetro interior por fondos de diez metros y laterales de veinte. En todos los cerramientos se combinan zonas construidas con materiales que permiten un rebote regular de la pelota y zonas de malla metálica donde el rebote es irregular.

Los fondos deben tener cuatro metros de altura y pueden ser de pared, cristal o plástico. Se admite que los tres primeros metros contados desde el suelo sean de alguno de los materiales especificados y que el último sea de malla metálica.

Debe haber cuatro focos, situados fuera de la pista, junto a los muros o cristales de los cerramientos laterales. La iluminación artificial tiene que ser uniforme y de manera que no dificulte la visión de los jugadores, del equipo arbitral ni de los espectadores.

Césped artificial

La superficie de la pista podrá ser de hormigón poroso y cemento, moqueta o césped sintético. Éste último está considerado una de las superficies más recomendables. El color podrá ser verde, azul o pardo-terroso. El césped artificial lleva un poco de arena especial (como la de la playa) para que sea más fácil el movimiento sobre la pista. Además, se debe llevar un calzado adecuado para no resbalar.

Niberma trabaja con hierba artificial Niberma SOCCER, que está construida con fibras rectas de polietileno y sus derivados con relleno de arena de silice y gránulos elásticos de pequeño tamaño. Ofrecen al jugador una superficie elástica poco abrasiva y con muy bajo riesgo de lesiones. Todas las construcciones Niberma cumplen con las directrices de la Federación Española de Pádel.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp