Spanish English French German Italian

Pasado y presente de la seguridad en los parques infantiles

Velamos por la seguridad de nuestros hijos y nos preocupamos de su bienestar físico en los desplazamientos en coche, cuando permanecen en casa y en los lugares a los que acuden a aprender y hacer deporte. Sin embargo, uno de los escenarios donde la seguridad de nuestros hijos es también esencial y, en ocasiones, la damos por hecho sin comprobarlo realmente, es en los parques infantiles.

Como compañía especializada en la ejecución de obras de parques infantiles, desde Soluciones Deportivas Niberma queremos ofrecer, en la entrada de nuestro blog de esta semana, algunas de las claves para proporcionar a los más pequeños de la casa un tiempo de ocio seguro y divertido.

Un pasado ‘duro’

Cuando las escuelas y Ayuntamientos comenzaron la instalación de juegos infantiles en los centros educativos y parques, dieron poca importancia a los materiales de la superficie del área de juego que se utilizaban. A menudo, las estructuras de ocio (columpios, balancines, etc.) eran colocados directamente sobre hormigón o hierba.

Estas superficies son extremadamente peligrosas para las estructuras de juego más altas, porque los niños tienden a querer saltar desde ellas. Lo cierto es que caer sobre el asfalto u hormigón puede dar lugar a lesiones graves en la cabeza que incluso pueden llegar a provocar la muerte. De igual forma, mientras que la hierba es una superficie algo más suave -dependiendo de si la tierra está compacta o no-, aún no tiene la capacidad para absorber un impacto después de sufrir condiciones de desgaste y ambientales.

Con todo, actualmente el óptimo acondicionamiento de este tipo de espacios infantiles no es una opción, sino una obligación recogida por la ley. Existe una normativa europea que vela por la buena ejecución de estos trabajos e insta a la utilización de materiales seguros y de máxima calidad, de forma que el bienestar físico del niño no se vea nunca comprometido.

Existen diversos tipos de materiales que favorecen la amortiguación de una caída y ofrecen excelentes resultados, como son el pavimento de seguridad flexible y las losetas elásticas.

Se trata de compuestos muy eficaces a la hora de reducir la posibilidad de lesiones en la cabeza y que han sido sometidos a numerosos test y evaluaciones técnicas para probar su eficacia.

Este tipo de superficies seguras son ideales para mejorar la seguridad en guarderías y escuelas (especialmente entornos de juego en Educación Infantil y Primaria) y parques infantiles tanto en el interior, como por ejemplo, de un centro comercial, o al aire libre en espacios públicos.

Y es que no hay una zona de juegos completa sin el pavimento de seguridad Niberma para parques infantiles. Este tipo de superficie amortigua las caídas y tropiezos de los niños, gracias a materiales inteligentes, sostenibles y duraderos.

En concreto, Niberma pone a disposición de sus clientes dos tipos de suelos para parques infantiles: el pavimento de seguridad in situ y las losetas elásticas prefabricadas. Ambos están diseñados para reducir el riesgo de lesiones graves asociadas con las caídas en los parques infantiles.

El pavimento in situ de seguridad puede instalarse sobre superficies duras como el asfalto o el hormigón, por lo que se puede crear de la nada un parque infantil completo y seguro. Se trata de un pavimento de dos capas y permeable, por lo que a la hora de su instalación debe tenerse este aspecto en cuenta para facilitar la evacuación de agua.

Por su parte, las losetas de caucho también presentan una superficie lisa, tienen mucha resistencia y pueden ser reemplazadas fácilmente con una baldosa de repuesto en lugar de la dañada. Se trata de una superficie suave y estable, que también reduce las posibilidades de accidente en los niños.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp