Spanish English French German Italian

Mantenimiento de Piscinas

Ya ha pasado el verano y el tiempo para disfrutar de las piscinas, municipales o particulares, al aire libre.Esto no significa que, en el caso de tener una piscina en casa, vayamos a dejar de cuidarla, ni mucho menos. Es ahora cuando empieza la verdadera batalla para mantener el agua hasta el próximo año en las mejores condiciones posibles. Esto en principio puede parecer una tarea complicada, pero la verdad es que lo más requiere es algo de dedicación y seguir unas directrices muy claras para evitar la proliferación de microorganismos, como algas, que pueden afectar la calidad del agua, ocasionando el obligatorio cambio de la misma en muchas ocasiones. Para evitar estos problemas debemos tener en cuenta estos sencillos consejos que os detallamos:

1)      Hacer revisión química del agua de la piscina. Revisa la química de tu piscina al menos 1 vez por semana. Al hacer esta revisión se pueden disminuir los ajustes o correcciones del agua de tu piscina, esto se traduce en tiempo y dinero.

2)      No permitir que el pH del agua supere nunca 8.0. Es muy importante saber que el cloro con un pH de 8.5 es activo sólo en un 10%, en contraste con un pH de 7.0 es activo en un 73%. Así las cosas, al revisar el pH de la piscina se le confiere al cloro su máximo potencial de uso.

3)      Mantener la alcalinidad entre 80-140 PPM. Una alcalinidad más baja o alta puede afectar el balance del agua y disminuir su capacidad de desinfección.

4)      Revisar periódicamente el Total de Sólidos Disueltos (TSD) o la dureza total. La revisión del TSD debe realizarse cada 6 meses y la dureza total cada mes. Estos componentes pueden afectar también el balance del agua, que se relaciona con la capacidad de desinfección de la misma.

5)      Limpiar los filtros regularmente. La presencia de pelo o detritus disminuye el flujo de agua, lo que da lugar a una pobre circulación y puede, a largo plazo, ocasionar un gran problema.

6)      Limpiar la arena del filtro periódicamente. Teniendo en cuenta que es el filtro de arena el que acumula los microorganismos, suciedades, partículas y demás elementos, la arena debe limpiarse al menos una vez al año. No obstante, dependiendo de la bomba, esto puede hacerse con menor frecuencia, dado que algunas bombas cuentan con el sistema de RETROLAVADO.

7)      No aplicar el cloro durante el día. El cloro debe ser aplicado después de la puesta del sol para obtener el mejor resultado.

8)      Aspirar la piscina dejando el tiempo suficiente para que los químicos actúen y para que las partículas se condensen. Al aplicar los productos químicos, debemos esperar al menos ocho horas para que éstos actúen, un menor tiempo disminuye su acción, lo cual se traduce en pérdida de efectividad y dinero.

9)     Utilizar desengrasante en las paredes y anti-algas en la piscina. Al usar estos dos productos no se generará un proceso de calcificación en las paredes y dilataciones de la piscina que supondría un alto costo de mantenimiento. Por su parte, el problema de algas aparece principalmente en piscinas con calefacción y/o jacuzzis que reciben radiación solar durante el día (ambiente ideal para las algas), en donde es indispensable el uso de alguicidas

10)   Tener buena circulación de agua dentro de tu piscina que permita su oxigenación y una mezcla pareja y bien distribuida de los productos químicos que la mantienen limpia. Bien sea que elijamos circular o recircular, es decir, haciendo pasar o no el agua por el filtro de arena o por el filtro de la bomba, ésta debe hacerlo correctamente.

11)   Reemplazar oportunamente partes del sistema de bombeo y circulación. Aparte de generar un alto costo de mantenimiento, supone un gran riesgo para los bañistas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

+20 años de experiencia nos avalan

Imagina tu proyecto, nosotros lo haremos realidad

Pide ya tu presupuesto de forma gratuita